esperando el tren

Esperando el Tren


Durante cuatro horas, Daoiz estuvo sentado en un banco y esperando el tren que lo llevaría a la gran metrópoli.

Cansado de esperar, preguntó a una señora que estaba sentada junto a él: “Dígame, ¿podría decirme a qué hora pasa el tren a la ciudad?”

La dama lo miró sorprendida y le respondió: “Señor, por aquí no pasa el tren, esta es una estación de autobuses”.

– Eso no es posible -dijo sacando un plano de su bolsillo- porque aquí en el mapa indica claramente que en esta esquina pasa el tren a la ciudad.

– Sí, señor, pero este mapa es anterior a la gran guerra. ¡Tiene 60 años de antigüedad!

Al final, la mujer se subió al siguiente autobús mientras que Daoiz se quedó perplejo, mirando su viejo mapa y esperando la llegada de un tren por una calle en donde ni siquiera había vías.